domingo, 5 de octubre de 2008

Humo de Cigarrillo


Muerdo la noche
Sin esencia
Que plasma rostros
En una vieja plaza
La brisa susurraba
Y aquel humo de cigarrillo
Detuvo tus pasos…
Frases ingenuas
Intentaron hacer un muro…
Un muro distante
Un muro sin canto…
Dejamos una pequeña ventana,
Y seguimos caminando como si nada…
Tu mano, mi mano, su mano
Allí estaban, pero nunca estarán.
Fue un simple sueño que aun no recuerdo
Solo se
Que hasta aquel domingo
Esa ventanita estuvo abierta…
Y aquellas frases sin decir se llevaron
Arrastras una vieja promesa…

NAZ

2 comentarios:

Porque los Molinos Siguen Siendo Gigantes dijo...

cuando las palabras surgen, sabemos de ellas en la historia que nos cuentan, en los sueños que nos relatan y en la luz que irradia su llanto de poesia...todo lo que nuestras manos han caminado y lo que les queda por caminar, juntas llenas de huellas y de despertares esta en este poema.

gracias por todo

alees..galapago//

Moises dijo...

cuando un poema( como este) deja ver tan claramente una imagen... uno se detiene para no perderse ni un segundo de su luz y jamas se cansa de leerlo. felicitaciones exelente