sábado, 4 de octubre de 2008

Censurado.


A plenitud
El deseo humedece los rincones
Sobregiro los pecados
Que en la versatilidad del sexo se desvanecen,
Hasta que resucita y perdona
Al oleo
Los cubiertos
Vajillas de porcelana
Mesa redonda
Dispuesta a todo
Las cosas que no se ven
Cuando se está en la dimensión de lo oculto y bien pronunciado.
Mala suerte, perros y gatos subastados
Vestida de seda
Pequeñas lentejuelas alumbran las noches
Como casa recién pintadas.
Mi vanidad habla, le respondo…
¡Calla!
Obligo a que mis penas las pague el ciervo.
En mi recinto de malditos
Se encuentre…
¡escuchen! Por favor
¡escuchen!
Vine por mi, no lo celebren…
Porque entre decapitados y cabos sueltos
Mi nombre esta escrito.

Mariangel Sanchez

4 comentarios:

Porque los Molinos Siguen Siendo Gigantes dijo...

XXXXXXXXX.....
definitivamente un gran poemaaa
XXXXXXXXX.....
adelante te amo un monton..
besos...
aless...galapago//

Moises dijo...

wao... q gran poema, sigue adelante.
se te quiere ssaludos

Poesía Nómada dijo...

mariangel mientras mas leia el poema mas necesitaba degustarlo q bueno logro erizarme la piel..un beso enorme desde la montaña perdida

Lirios Poéticos dijo...

llevate lo que quieras de ti, pero me quedare con la escencia de lo vivido y de cada recuerdo tuyo...
mala suerte tiene tu lapiz destruido por tus palabras